Los filtros químicos de los protectores solares tradicionales, que son los que encontramos de forma habitual en los supermercados y farmacias, actúan dispersando y absorbiendo la radiación mediante reacciones químicas, por lo que se necesita unos 30 minutos para que nos protejan frente al sol.

Por el contrario, los protectores solares con filtros minerales o físicos, que son los que utiliza la cosmética natural y ecológica certificada, reflejan totalmente la radiación solar, impidiendo que penetre en la piel y se produzca enrojecimiento o quemaduras. Actúan de forma inmediata desde su aplicación.

En Ankö Biocare hemos realizado la mejor selección de cremas y protectores solares 100% seguros con filtros minerales o físicos. Para garantizar esta seguridad sólo te proponemos protectores solares certificados como naturales o ecológicos por organismos internacionales de reconocido prestigio.