Karité
Vitellaria Paradoxa
El árbol de Karité crece únicamente de forma salvaje en las sabanas de África Central y del Oeste.
Son árboles majestuosos, fuentes de riqueza, respetados y venerados porque a su alrededor se genera una economía que garantiza la subsistencia de aquellos que trabajan.
Su fruto más preciado es la Manteca de Karité.
La sabiduría tradicional reserva su producción únicamente a las mujeres mediante un ritual que asegura la sostenibilidad y la disponibilidad de las nueces en el futuro.
Lo caracteriza un olor a chocolate blanco, nueces tostadas, oleoso suave y de un color marfil suave.

Leave a Reply